Regístrate,

y aprovecha las oportunidades en Finco Online.


El ahorro para la vivienda es una excelente alternativa al pensar en adquirir una casa o departamento. Para los agentes vinculados a la venta inmobiliaria, el ahorro requiere de esfuerzo, orden y planificación.

Además de esos atributos, ¿qué se necesita para abrir una cuenta de este tipo y cuáles son sus requisitos? Pilar Fuentes, mánager hipotecario de Scotiabank, explica qué es, qué se necesita para adquirirla y cuáles son sus ventajas.

“El ahorro para la vivienda es una cuenta a plazo que permite juntar fondos para comprar una propiedad, principalmente, postulando al subsidio habitacional”, indica. Para abrirla, se necesita un monto de 3,5 UF.

Este es un sistema de ahorro unipersonal y voluntario destinado a acceder a uno de los subsidios habitacionales ofrecidos por el Estado. Entre el monto del ahorro y el del subsidio pueden sumar el pie de la vivienda y los gastos operacionales, razón por la cual también facilitan el acceso al crédito hipotecario.

El dinero que se logre ahorrar en esa cuenta se suma a un crédito hipotecario facilitado por un banco, lo cual permite acceder a inmuebles de acuerdo con el tipo de subsidio a los que se postula.

En cuanto al monto de ahorro mensual, la ejecutiva señala que es relativo, porque va a depender de los ingresos del titular y en cuánto tiempo se proyecta para la postulación al subsidio, por lo mismo se le solicita un plan con sus objetivos.

 

Ventajas y requisitos

Para abrir la cuenta es necesario la cédula de identidad original. Si la persona que quiere tener la cuenta es menor de edad, se requiere el RUT original, así como el del padre o la madre; el certificado de nacimiento del menor de edad, con indicación del nombre de sus padres y de quien tiene la patria potestad cuando procede.

Esta cuenta permite acceder al beneficio del subsidio habitacional y está exenta de comisión si el saldo promedio trimestral es mayor a 3,5 UF. El titular de la cuenta puede realizar hasta seis giros anuales, sin costo alguno.

Asimismo, recibe reajustes e intereses anuales, los que no se pierden si se efectúan de acuerdo con los límites permitidos. Además, cuenta con la garantía estatal a los depósitos.

 

Optar al crédito

Si ya se busca postular a un crédito hipotecario mientras se cuenta con una cuenta de ahorro para la vivienda, se debe contar con una renta mínima de $450.000 y no tener antecedentes financieros negativos.

Entre otros requerimientos, la carga financiera no puede exceder el 25% de la renta, se debe acreditar un año de antigüedad laboral, en caso de contrato indefinido para trabajadores dependientes.

De la misma manera, el banco solicitará dos renovaciones para trabajadores a contrata, mientras para los independientes necesitará dos boletas y el registro del último año de éstas. Conjuntamente, debe presentar la libreta de ahorro y el subsidio adjudicado.

Fuentes aconseja que es clave cumplir con el plan de ahorro, ya que así se podrá postular al subsidio. “Si el cliente tiene la meta de comprar una vivienda, no puede endeudarse y debe considerar que debe dejar disponible de su sueldo el 25% para destinarlo al pago del dividendo”, recalca.

Uno de los requisitos fundamentales es demostrar que tiene un comportamiento de pago responsable y permanente en el tiempo.

Compartir