Regístrate,

y aprovecha las oportunidades en Finco Online.


Cada tonalidad tiene un significado que percibimos de forma inconsciente. Conocerlos y saber cómo incluirlos en cada espacio de la casa, es clave para un cambio que otorgue bienestar y un toque único a nuestro hogar.

Es que uno de los aspectos fundamentales, y que nos acompañan al momento de decorar, es el color. ¿Qué tonalidades escoger? ¿dónde aplicarlas? ¿cuáles son las más adecuadas para cada rincón? y ¿cómo lucirán? son algunas de las dudas que usualmente se plantean para crear lugares únicos y con personalidad.

“Los colores influyen en el estado de ánimo”, afirma Palmi Armstrong, psicóloga y decoradora. Agrega que la rama que estudia este fenómeno se llama “psicología del color”, ampliamente utilizada en el área de marketing, pero que es importante entenderla, ya que explica la causa de sensaciones y emociones que afectan la vida dentro del hogar.

La experta señala que, en términos de tonalidades, la base es no invadir los espacios con ellos, ya que pueden aburrir o saturar. Por eso, recomienda aplicar toques coloridos u optar por los tonos pastel de una misma paleta.

En una vivienda, aconseja, es preferible “no elegir colores demasiado fuertes o intensos, ya que pueden interferir en la relajación y el descanso”, advierte.

 

QUÉ SIGNIFICAN

Los tonos como café y naranja inducen a la energía y al apetito. El amarillo, aunque otorga luz, indica precaución o advertencia. El rojo produce emociones fuertes, mientras que el negro se asocia a emociones como la rabia o negatividad.

En tanto, si se quiere privilegiar la tranquilidad, el azul es un color ideal para crear ese ambiente. Por su parte, el verde trae armonía y recuerda la naturaleza. En cambio, el rosado es un tono romántico, que inspira calma.

La decoradora explica que en la actualidad la tendencia es la decoración monocromática, utilizando diversas tonalidades de una misma paleta. Es decir, escoger un color para las áreas comunes, como por ejemplo, el café chocolate. En dormitorios, mezclarlo con beige.

La elección del color predominante dependerá de los gustos del grupo familiar.

 

CONSEJOS

Lo primero es definir un color que sea el hilo conductor, dice Palmi Armstrong. Recomienda colores neutros y claros para los muros, pues lucen más elegantes y dan amplitud a los espacios. Lo mismo con las cortinas, de manera que sean decorativas y no protagonistas.

Para aplicar tonos más intensos se debe escoger una pared más pequeña. Lo ideal es que ésta cuente con una ventana o un espejo cerca. Para el dormitorio principal, la especialista propone atreverse con el muro del respaldo de la cama o si se opta por un papel mural, instalar ahí uno de tonos más oscuros.

En los dormitorios infantiles, indica que son adecuados los colores pastel, ya que aportan a la concentración y el descanso. Por lo mismo, aconseja que los juguetes es mejor incluirlos en cajas con tapa, debido a su predominancia de colores.

El mobiliario también debe ser neutro, dice la decoradora. Así, dejando los colores para los accesorios, como cojines, cuadros u otros elementos que destaquen y luzcan en la decoración.

Por otro lado, se debe pensar en la iluminación, ya que muchas veces, un buen juego de luces hace la diferencia, enfatiza. En este caso, las luces cálidas son una excelente compañía para los tonos neutros.

Con estos consejos e imaginación, sin duda, el resultado será una casa llena de bienestar y alegría.

Compartir