Regístrate,

y aprovecha las oportunidades en Finco Online.


Un gran cambio de estos tiempos es la modalidad de trabajo en línea desde el hogar. Niños en época escolar, universitarios y adultos están utilizando la tecnología a distancia desde sus casas para continuar con sus responsabilidades, por lo que es fundamental contar con un espacio adecuado y confortable para cumplir de manera óptima.

La arquitecta Carolina Germany explica cuáles son los elementos que ayudarán a crear el entorno ideal para trabajar en este nuevo ambiente laboral.

Mientras algunos cuentan con habitaciones amplias para adecuar como oficina en casa, hay quienes no tienen lugares tan espaciosos. Lo importante, dice la profesional, es buscar un lugar tranquilo para desarrollar el teletrabajo.

Agrega que también es óptimo separar ambientes. “Es mejor que el lugar de trabajo sea distinto del que se destina para el descanso, de manera de lograr una desconexión real tanto física como emocional”.

La profesional advierte que al hablar de separar los espacios no significa tener dos habitaciones distintas. Sino que dentro de un mismo recinto se puede armar un ambiente para la actividad laboral y otro, para los momentos de relajo.

Ante la duda de si es bueno compartir espacios con otros miembros de la familia, Germany afirma que si los horarios son flexibles, no existe ningún impedimento para que todos ocupen la misma zona.

“Se recomienda que para niños pequeños se acondicione un lugar especial, puesto que requieren de mayor movilidad, mobiliario con menores dimensiones y espacios más abiertos y estimulantes”, señala.

 

No sobrecargar la Home Office

La arquitecta entrega otros datos que aportan al espacio de trabajo.

Una recomendación es que el lugar cuente, idealmente, con luz natural. En todo caso, los tonos claros de muros ayudan a que el espacio luzca más calmo e iluminado.

Otro detalle, si es posible, es bueno incorporar plantas, ya que el color verde entrega vitalidad y energía y además promueve la oxigenación del lugar. “Nos hacen sentir más conectados con la naturaleza, algo tan necesario en estos tiempos de mayor encierro”, dice.

Si se tienen pocos elementos y un presupuesto acotado, pintar una pared de un color que nos guste o instalar un papel mural con algún tema relacionado a una labor intelectual, como mapas, planos de ciudades, números o letras, servirá para armar la zona de trabajo.

Lo que la profesional advierte es evitar trabajar en espacios sobrecargados de decoración, ya que el exceso nos hará sentir ahogados e incómodos.

 

Ergonómicos y luz natural

Como en la zona de trabajo se pasará bastante tiempo, la especialista recomienda elegir muebles ergonómicos, que aportan a la postura y comodidad.

“Muchas veces la ergonomía se asocia a mobiliario de precios elevados, sin embargo, este concepto se puede traducir en una silla con asiento regulable en altura, apoya brazos que permitan mantenerlos en 90 grados y un respaldo regulable en inclinación”, explica.

En cuanto a la luz, aconseja privilegiar la natural. Es importante, dice Germany, controlarla mediante persianas o cortinas “sunscreen” (tipo roller).

Sin embargo, en meses de invierno en que las horas de luz natural se hacen más escasas, la luminosidad artificial se puede obtener a través de una lámpara de cielo o una de escritorio. “Lo que se debe considerar es que la luz sea homogénea y suficiente para realizar los deberes laborales”, dice.

En cuanto al tipo de iluminación, la luz cálida genera espacios más acogedores y una fría puede aportar a un buen espacio de trabajo.

Compartir