Regístrate,

y aprovecha las oportunidades en Finco Online.


En el intento de encontrar actividades para hacer dentro del hogar, instalar un jardín vertical puede ser una de las más entretenidas y placenteras. Es ideal si no se tiene mucho espacio en casa, pero se disfruta del gusto por las plantas y los ambientes verdes.

Lograr un muro de cultivo con hierbas, flores u otras especies no es complicado. Lo importante son las ganas, pero también, una cuota de paciencia y dedicación.

Carolina Fernández, arquitecto paisajista y socia en Trautmann Fernández Paisajistas, nos cuenta todas las claves para diseñar nuestro propio jardín vertical. La experta señala que la ventaja de una pared verde es el aprovechamiento de espacios, ya sea al interior del hogar, en una terraza o balcón.

“La idea es aprovechar el frescor que entrega un jardín de este tipo, pues se pueden incluir distintas texturas y plantas, generando espacios naturales de enorme belleza”, recalca.

 

OPCIONES DE JARDÍN

La profesional explica que existen varias opciones para diseñar un jardín verde, desde una pared, muros, macetas hasta estructuras de fierro y madera. Incluso, señala, que actualmente hay versiones colgantes de género impermeable que se disponen tipo sacos, para jardines más pequeños.

Si se quiere uno de mayor extensión, se necesita de una estructura que puede ser de madera, de metal o incluso algún objeto antiguo o en desuso en casa.

UN BUEN SUSTRATO

Sobre esa estructura se dispondrá de un sustrato que sirve de anclaje para las especies que irán incorporadas en el armado vegetal. Fernández advierte que en un jardín de este tipo es mejor que las plantas no vayan en tierra.

Agrega que el sustrato puede variar, pero la característica que se debe tener en cuenta es que sea un material liviano. Aconseja compost y sphagnum. Este último es ideal por su capacidad para retener gran cantidad de agua.

 

LAS PLANTAS

Al comenzar a elegir qué especies disponer en el jardín vertical, la paisajista señala que hay que considerar las condiciones climáticas de dónde estará ubicado el muro verde. Si es una zona de sol, sombría, con calor o con mayor humedad, entre otras cualidades.

Si bien una pared verde admite diversas especies, Carolina Fernández señala que “no todo tipo de plantas pueden llevarse a un jardín vertical”. Se deben privilegiar las que tengan poco crecimiento de raíz y con un escaso requerimiento de agua y fertilización. Entre ellas, las suculentas y cactáceas, que no necesitan de riego frecuente.

Lo ventajoso es que las especies pueden variar y así conseguir diferentes jardines en distintas temporadas del año.

Otro elemento a considerar es su volumen, pues las plantas con mayor volumen requerirán obviamente de una estructura igual de firme y las de menor tamaño permiten más alternativas.

 

EL DISEÑO

Un factor que no se puede dejar al azar, según la experta, es la composición de este espacio verde.

Se puede armar una “alfombra” con especies similares, montar una huerta con vegetales o diversas hierbas aromáticas o disponer de flores. O todo al mismo tiempo.

La composición, según la paisajista, puede realizarse a través de la colocación de especies a diversas alturas y de distintos colores, generando un diseño atractivo y dinámico.

Con todo, la idea es tener un espacio que entregue el frescor y alegría necesaria para los días en casa.

Compartir