Regístrate,

y aprovecha las oportunidades en Finco Online.


¿En qué fijarse para comprar una vivienda? ¿Cuáles son las etapas que debo seguir? ¿Cómo hacer de mi compra la mejor decisión? Estas son algunas de las interrogantes al plantearse la compra de un bien raíz.  Para algunos, la mayor inversión de sus vidas.

En primer lugar, para que la compra sea la más adecuada, es necesario reflexionar sobre la utilidad de la vivienda, es decir para qué la quiero. Si la propiedad estará destinada para vivir en familia, solo o si será para invertir, a través de un arriendo.

En el caso de una vivienda familiar, se debe buscar una que coincida con los gustos de quienes ocuparán y, en algunas oportunidades, compartir los puntos de vista sobre la propiedad con los miembros de ese grupo. Opciones como departamento, vivienda en extensión y en qué lugar estará ubicada, son parte del análisis antes de comprar.

Valeska Reyes, subgerente de ventas zona sur de Socovesa, afirma que además se debe decidir en esta primera etapa aspectos como si requiero de jardín o terraza; si prefiero que la casa esté en un condominio o si necesito espacios más amplios destinados a alguna dependencia, como cocina o sala de estar.

Posteriormente, es ideal definir en qué fecha se necesita esta vivienda, para elegir si la compra es en blanco, verde o para entrega inmediata.

Esto además está relacionado con la capacidad financiera de quien va a comprar. Entonces, se debe determinar el rango de precios en el que se concentrarán las alternativas de búsqueda que ofrece el mercado inmobiliario.

Pero también, destaca Reyes, se requiere analizar si el precio del futuro inmueble coincide con el estado y condición de la vivienda. “Si al llegar a esa vivienda no necesito nada más para instalarme, está acondicionada perfectamente y cuenta con todo lo requerido o muy por el contrario, voy a tener que invertir más en dejarla según mis expectativas”.

Agrega que conocer los temas técnicos de la vivienda también es un elemento importante. Saber, por ejemplo, sobre la materialidad de la propiedad y el tipo de acondicionamiento térmico con que cuenta, ya que esto genera mayor confort y, por ende, ahorro a la hora de su funcionamiento.

CRÉDITO HIPOTECARIO

Si la compra se quiere realizar con crédito hipotecario, debo conocer hasta cuándo puedo pagar mensualmente. La idea es ser realista y saber que no se debería pagar más allá del 25% del ingreso familiar en el ítem vivienda (dividendo), dice la experta.

Además, se aconseja solicitar una pre-aprobación bancaria para corroborar el rango de la búsqueda.

En este sentido, la ejecutiva afirma que al momento de escoger la entidad bancaria, lo que se debe elegir es un dividendo “cómodo”, o sea según la probabilidad de pago. Además, fijarse en las tasas de interés y el seguro que mantiene el banco elegido; ya que todo esto se suma al dividendo y puede aumentar su valor.

Se debe considerar que el crédito hipotecario puede renegociarse, lo cual implica que las tasas de interés pueden bajar, al momento de una nueva repactación.

Una vez definidos todos los aspectos anteriores, se concreta la elección mediante la firma de un documento legal, el cual puede ser una promesa de compraventa y el pago de la reserva y/o pie, dependiendo de la etapa del proyecto.

¿Y SI NO TENGO EL PIE NECESARIO?

En todo este proceso, una de las dificultades que surgen es que los clientes no cuentan con el ahorro previo o pie. Dependiendo de las políticas de cada inmobiliaria, se puede negociar el pago en cuotas u otros medios como cheques o tarjetas de crédito.

Puede suceder también que el cliente se endeude y que su clasificación en el banco cambie, otorgándole menos crédito o rechazándoselo.

Otra complicación se relaciona con los problemas personales del cliente, tales como perder el empleo o estar pasando por una enfermedad. Los anteriores casos, se pueden analizar y dependerá de los protocolos que tenga cada inmobiliaria ante esas situaciones.

En resumen, se pueden evaluar alternativas para superar las complicaciones y dependerán de las políticas de cada empresa.

Compartir